Contacta con nosotros

Actualidad

La exposición ‘El mar en mi vida’ de Helena Eslabinska podrá visitarse en el Mario Monreal hasta el 26 de septiembre

El espacio expositivo del Centro Cultural Mario Monreal acoge la muestra pictórica de la artista local de origen ucraniano, Helena Eslabinska, titulada El mar en mi vida.

Según explica su profesora, Inma Ortega, la artista es inspirada por el mar gracias a su cercanía, ya que vive afincada en Puerto de Sagunto desde hace muchos años, la pintora ha creado una obra donde los colores atraen al espectador y lo llevan de la mano a algún mar de cualquier parte del mundo, ya sea a sus profundidades, a las cálidas arenas de sus playas, a la magia de sus anocheceres o a la tranquilidad de sus amaneceres. Cada una de las obras hará soñar al espectador y le sumergirá en espacios donde los barcos o las barcazas le trasladará a lugares de ensueño, solitarios espacios llenos de luz.

La exposición que se abrió ayer, jueves 3 de septiembre, y a la que asistió la concejala de Cultura, Asun Moll, acompañando a la artista, se podrá visitar hasta el 26 de septiembre, de lunes a sábado, en horario ininterrumpido de 9 a 21 horas.

La concejala mostró su agradecimiento hacia la artista por ofrecer esta colección que transmite «una manera diferente de ver el mar ya que muestra una variedad de tonalidades que no nos imaginamos cuando lo miramos, así como una gran cantidad de imágenes diferentes del mar». Además, recordó que Eslabinska se ha formado en el arte de la pintura en la escuela de arte de La Forja de Puerto de Sagunto que con constancia y trabajo anima a su alumnado a superarse día a día «y como muestra de ello, está esta colección que invito a toda a la ciudadanía a visitar». Desde el departamento de Cultura, finalizó, «continuamos apostando por la cultura dentro de la nueva normalidad que nos deje esta pandemia y haremos todo lo posible por ofrecer toda una oferta cultural como siempre hemos hecho».

Según dijo su profesora ayer tras una niñez influenciada por un padre artista y su negativa rotunda a coger un pincel, la dedicación de Helena Eslabinska hacia el deporte no dejó espacio al arte, pero las musas esperaban amagadas en su interior a que llegara el momento de despertar.

Por casualidad, sus pasos la llevaron hasta el taller de arte de la Asociación de Vecinos La Forja y esas musas no solo estarían despiertas sino que se moverían con habilidad y destreza, tras varios años pintando temáticas dispares, y su pasión por el mar se hizo presente para empezar a fluir en las obras sobre el tema que muestra la exposición.

Anuncio
Conectar