Contacta con nosotros

Actualidad

Liberadas 23 tortugas bobas en la playa de Cullera

La playa de Cap Blanc de Cullera ha el escenario de la liberación de 23 tortugas caretta caretta – conocidas coloquialmente como tortugas bobas – recientemente nacidas. Así, estas tortugas entran en el Mediterráneo por el mismo lugar donde la madre decidió hacer su nido el pasado mes de julio para que hagan su función natural.

En los primeros pasos hacia el mar de estas 23 hermanas han estado presentes el alcalde de la ciudad, Jordi Mayor, el concejal de Medio Ambiente, Bernat Escolá, y la concejala de Bienestar Animal, Marta Tur, además del director del centro de recuperación La Granja de el Saler, Juan Antonio Gómez.

Mayor ha destacado que es “un día histórico porque es la primera vez que tenemos registro de una tortuga boba que ha puesto en la playa de Cullera y participamos junto con el Oceanográfico y Consejería que son quienes tutorizan su cría y suelta».

La máxima autoridad local también ha explicado que en este primer liberación se suma a un proyecto con el Oceanográfico de 14 crías más – del mismo nido – que estarán resguardadas y en observación para que se hagan más grandes y dentro de un año soltarse las también en Cullera. «Un proyecto apasionante que denota que somos una ciudad amiga de los animales», defiende Mayor.

Además, para el concejal Escolá esta actividad medioambiental es «de las más emotivas que hemos hecho hasta ahora».

Por su parte, el edil Tur ha manifestado la importancia de contar en el municipio con un espacio para coordinar todas las políticas de bienestar animal. «Somos una ciudad que ama a los animales y es maravilloso volver las tortugas en el lugar donde la madre decidió resguardar sus huevos», expresa Tur.

Las playas de Cullera, gracias a las condiciones de sus arenales y en la calidad del agua, son un lugar perfecto para que las tortugas madre decidan poner aquí sus huevos, tal como ha explicado el técnico en fauna marina de la Consejería de Agricultura , Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Juan Eymar, quien también ha estado presente en la liberación de esta mañana.

La tortuga boba es la más abundante del Mar Mediterráneo y una de las especies autóctonas que más hay que conservar. «La tortuga marina es un animal oportunista, todo lo que ve flotante lo come. Igual se come una medusa que un plástico que dejamos los humanos y esto acaba provocando la muerte », reivindica Eymar.

Seguimiento del nido

La tortuga madre de estas 23 que hoy han sido liberadas puso sus huevos en la playa de Cabo Blanco de Cullera. En ese mismo momento se activó el protocolo por medio del 112 y rápidamente los técnicos de Conselleria, de la Universidad de Valencia y de la Fundación Oceanográfico acudieron para resguardarse con el apoyo de la Policía Local de Cullera que proteger la zona, según informa Eymar.

Después, este nido fue trasladado y enterrado en la Playa de la Punta del Parque Natural de la Albufera, una playa de acceso restringido. Estos huevos permanecen alrededor de 2 meses aquí y 15 días antes de su eclosión se monta una guardia de 24 horas diarias para velar por el nido, en este caso custodiadas por voluntarios de la Fundación Xaloc, y poderlas soltar rápidamente en la playa donde la madre decidió poner los huevos.

Eymar ha querido lanzar un mensaje a la ciudadanía explicando que cuando se vea una tortuga en las playas lo que hay que hacer es no molestarlas, dejar que ponga los huevos en tranquilidad y avisar al 112. «En esta ocasión conseguiremos co locar-a la madre una marca de geolocalización por satélite, hemos observado su itinerario y en estos momentos se encuentra por Chipre », señala.

Anuncio
Conectar